Menu

Portada
El Proyecto
El Autor
Palabra y Vida 2013
Lectio Divina
Diez preguntas
Testimonios
Noticias
Personalizaciones
Tarifas y Precios
Adquirir PyV 2013
Encargue su Pedido

  

Lectio Divina
LECTIO DIVINA Imprimir E-Mail

"Estoy convencido de que si se promueve con eficacia la práctica de la Lectio Divina, se producirá una nueva primavera espiritual en la Iglesia". Así de contundente se expresa el Papa Benedicto XVI.

De todos es sabido el amor de Benedicto XVI a la Palabra de Dios. Así lo expresa también a las nuevas generaciones:

            “Queridos jóvenes, os exhorto a adquirir intimidad con la Palabra, a tenerla a mano, para que sea para vosotros como una brújula que indica el camino a seguir. Leyéndola, aprenderéis a conocer a Cristo. San Jerónimo observa al respecto : "El desconocimiento de las Escrituras es desconocimiento de Cristo"

"Una vía muy probada para profundizar y gustar la palabra de Dios es la lectio divina, que constituye un verdadero y apropiado itinerario espiritual en etapas. De la lectio, que consiste en leer y volver a leer un pasaje de la Sagrada Escritura tomando los elementos principales, se pasa a la meditatio, que es como una parada interior, en la que el alma se dirige hacia Dios intentando comprender lo que su palabra dice hoy para la vida concreta. A continuación sigue la oratio, que hace que nos entretengamos con Dios en el coloquio directo, y finalmente se llega a la contemplatio, que nos ayuda a mantener el corazón atento a la presencia de Cristo, cuya palabra es "lámpara que luce en lugar oscuro, hasta que despunte el día y se levante en vuestros corazones el lucero de la mañana" (2 Pe 1,19). La lectura, el estudio y la meditación de la Palabra tienen que desembocar después en una vida de coherente adhesión a Cristo y a su doctrina”.

 (Benedicto XVI. Jornada Mundial de la Juventud 2006).

Palabra y Vida 2013 acoge un año más esta invitación del Papa Benedicto XVI a promover la Lectio Divina y desde la editorial queremos colaborar en la difusión popular de esta práctica eclesial, proponiendo su uso, especialmente, durante el Domingo, día del Señor.

Publicaciones Claretianas está popularizando este método de lectura orante de la Palabra de Dios en el pueblo cristiano, ayudando a que todos conozcamos y estimemos el encuentro con el Dios Vivo en su Palabra.


Pero... ¿Qué es la "Lectio Divina"?

Es un método -experimentado por la Tradición de la Iglesia- para acercarse a la Palabra de Dios y penetrar mejor en su significado. Se dice de él que es "como una escalera para subir desde la tierra hasta el cielo". Pero lo importante no es el método, sino conseguir hacer una "lectura creyente" de la Palabra. Se trata de acercarte a Dios a través de su Palabra y dejar que te muestre su voluntad.

La Lectio Divina es un método sencillo que nos propone seguir diferentes pasos. Los monjes distinguieron hasta ocho o diez diferentes, aunque hoy se han simplificado. Con todo, es necesario reservar un tiempo para su práctica. No se puede hacer en cinco minutos. Con el tiempo verás que te gustará dedicarle más tiempo. Lo que te planteamos para los domingos puede servir para cada día, según tu disponibilidad de tiempo y tu progreso en esta práctica. Te proponemos que sigas estos cuatro pasos:


1. Lectura (Lectio)

Se trata de que leas y releas atenta y pausadamente el texto, aunque te suene familiar, tratando de comprender lo que dice. Si lo vieras necesario puedes servirte de un diccionario. Verás que al leer la Palabra siempre se descubren cosas nuevas, matices, subrayados o ecos diferentes. Siempre hay algo que focaliza tu atención y resuena con más fuerza.


2. Meditación (Meditatio)

Meditar significa reflexionar, intentar responder a la siguiente pregunta: ¿qué me dice a mí el texto? Se trata de buscar lo que te puede estar diciendo Dios en este momento de tu vida, o cómo ilumina su Palabra tus inquietudes, preguntas, ... en definitiva, de descubrir la voluntad de Dios.


3. Oración (Oratio)

Una vez intuido lo que Dios quiere de ti, puedes entrar en dialogo sincero con Aquél que te escucha, sabe lo que necesitas y deseas. Se trata de hacer oración la voluntad de Dios: dale gracias, pídele perdón o ayuda, intercede por otros... Dialoga con Él con confianza, abandonándote en sus manos y abriendo tu corazón a su presencia viva.


4. Acción (Actio)

Lo que has descubierto al leer, meditar y orar, lo llevas a la vida. Se trata de convertir en acción aquello que antes ha sido contemplado. La relación con Dios siempre te lleva a la vida diaria. Siempre habrá algo que transformar, algo que hacer por ti o por los demás para que la voluntad del Señor y su Reino se hagan más presentes en nuestro mundo. En definitiva, hacer vida su Palabra.